Antimanchas – ClearSkin

Las manchas solares aparecen cuando, por exceso de exposición solar, la producción de melanina comienza a distribuirse de manera irregular en la piel.  Aparecen especialmente en zonas que a lo largo de los años, se han sometido a un exceso de exposición solar como son la cara, el escote o las manos.
   
Las manchas faciales más frecuentes provocadas por la exposición solar son los lentigos. Son muy frecuentes por la exposición solar prolongada. Los melasmas en cambio son manchas más claras, extensas y con contornos más difusos que suelen aparecer por causas hormonales combinadas con la acción del sol.
   
Las manchas solares oscuras y circunscritas que delatan la edad en las manos y brazos, se producen por una exposición prolongada, acumulada a lo largo de la vida. Aunque pueden aparecer a cualquier edad, son más frecuentes a partir de los 50 porque se evidencian unos 20 años después de la exposición solar que las originó. En las manos y brazos no aparecen melasmas, pues no es una zona fotosensible.
   
Las manchas del escote delatan el envejecimiento con tanta elocuencia como las manos, y también puede sufrir fotodermatosis por exposición prolongada al sol. Rojeces y arañas vasculares son tan frecuentes como los lunares que aparecen con el sol, por un componente genético. En el escote surgen a partir de los 50 por exposición solar prolongada, pero también, por la aplicación de perfumes con agentes fotosensibilizantes.

Tratamientos anti-manchas más eficaces

Entre los tratamientos disponibles encontramos las cremas y peelings despigmentantes, y el uso controlado por dermatólogos de determinados láseres y fuentes de luz. Generalmente el tratamiento es complejo y requiere de tratamientos combinados. En este sentido, el Dr. Alonso destaca que no es valido “cualquier” peeling o láser, ya que muchos pueden ser contraproducentes. La fotoprotección es el pilar básico coadyuvante.

 

Hay que tener cuidado con las manchas que aparecen o empeoran con el sol, ya que una nueva exposición agravará o hará que reaparezca el problema.

De especial dificultad es el tratamiento del melasma, pues tiene influencia hormonal y una sensibilidad al sol extrema. Por tanto el tratamiento tiene que ser continuado y prolongado todo el año. Es posible conseguir un blanqueamiento total, pero la hiperpigmentación puede volver a reaparecer.

Fórmulas cosméticas que funcionan

Existe multitud de agentes despigmentantes que pueden mejorar el aspecto de las manchas y que deben individualizarse en función del problema y el tipo de piel. Entre otras, podemos destacar la hidroquinona y sus derivados, el ácido retinoico, el retinol, el ácido kójico, ácido azelaico, vitamina C, etc. En muchos casos será necesario complementar el tratamiento con peelings o fuentes de luz (luz pulsada o láser).

Peelings: los más efectivos

En general, en los peelings despigmentantes se usan alfa y beta hidroxiácidos (glicolico, salicílico, pirúvico…) junto con sustancias despigmentantes (hidroquinona, acido retinoico, kojico, vitamina C, …) en diferentes combinaciones y concentraciones en función del efecto deseado y el tipo de mancha. El tratamiento siempre debe ir acompañado con una buena preparación cutánea y un protocolo estricto después del mismo, que habitualmente incluye estricta y alta protección solar durante varios días o semanas. La investigación en peelings incluye el desarrollo y aplicación de nuevas sustancias despigmentantes, y sobre todo, nuevas formas de hacer penetrar los activos en la piel sin necesitad de que esta se “irrite” tanto. Es decir, estimular la renovación celular (condición intrínseca al peeling) sin necesidad de ser agresivos.

Terapia antimanchas IPL

El tratamiento con IPL o Luz Intensa Pulsada tiene como objetivo borrar y eliminar las manchas e imperfecciones de la piel. Para ello aplicamos una fuente lumínica de alta intensidad, que elimina selectivamente en la piel elementos pigmentados como manchas y daños vasculares.

El efecto del tratamiento también es conocido como fotorrejuvenecimiento, ya que generalmente disminuye el tamaño de los poros y la profundidad de las arrugas, favorece la generación de colágeno en la dermis y disminuye las manchas, así como también mejora la textura de la piel.

El tratamiento IPL facial

Se unifica la textura de la piel, elimina las manchas producidas por el envejecimiento solar, manchas hormonales, cuperosis, rosáceas, dilataciones o lesiones vasculares, cicatrices residuales o poros dilatados. Además, atenúa y previene las pequeñas arrugas que aparecen con la edad y actúa contra la piel mate y grasa, la dermatitis seborreica y el acné por su efecto bactericida, antiinflamatorio y despigmentante.

El resultado es un rejuvenecimiento facial intenso, una piel más luminosa, saludable y limpia de manchas, rojeces y capilares. La IPL fortalece el sistema de sostén de la piel y estimula la producción de colágeno y elastina, sustancias fundamentales responsables de mantener una piel joven.

Este tratamiento de rejuvenecimiento facial se realiza con una avanzada tecnología no invasiva que respeta la piel del rostro. Para conseguir los mejores resultados en cada paciente, los parámetros de actuación son ajustables y personalizables según cada caso a tratar.

PARKING GRATIS 1 HORA